Inicio / Noticias / Salud Pública
Salud Pública

Aumento de casos y cepas resistentes de malaria en Colombia

Un estudio del profesor Vladimir Corredor, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), indica que la migración de venezolanos, y en algunos casos su llegada a la minería ilegal de oro, ha influido en el aumento de los casos de malaria en el país desde 2015, sobre todo en municipios como Guapi, en la costa Pacífica.

Corredor manifestó que llegó a esta conclusión después de realizar algunos análisis de sangre en un grupo de pacientes diagnosticados en Guapi, Cauca. [ ....? Mod. JT]

Según explica, cuando la minería entra abre pozos que se convierten en criaderos de mosquitos, lo que aumenta su densidad, y por lo tanto crece la circulación del parasito. Si llegan migrantes de sitios lejanos, estos a su vez pueden traer variantes genéticas de estos parásitos que no se han visto aquí y que posiblemente tienen resistencia a medicamentos antimaláricos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los casos de malaria en Venezuela han aumentado de manera constante en los últimos años: de casi 36,000 en 2009 a más de 406,000 en 2017.

Datos del 1 de enero y 14 de julio de 2017, comparados con las mismas fechas de 2018, registraron un aumento en los casos de malaria, que pasaron de 449 a 858, según el Ministerio de Salud.

Fuente: ProMED

Los móviles tienen siete veces más bacterias que una tapa de inodoro

Un teléfono móvil es siete veces más sucio que la tapa de un inodoro, según el promedio calculado por científicos de la empresa británica Initial Washroom Hygiene, informa Daily Mail. Para llevar a cabo su estudio, los investigadores utilizaron una sustancia especial que bajo la luz ultravioleta muestra las bacterias escondidas en celulares e inodoros.

Los resultados sacaron a relucir que mientras un asiento de inodoro tiene 220 "puntos brillantes", un celular presenta de promedio 1,479, lo que significa siete veces más cantidad de microbios.

A la cabeza del ránking de los smartphones más sucios se figuran aquellos que llevan fundas de cuero, que acumulan un mayor número de bacterias. Los móviles con fundas de plástico, que pueden ser limpiadas tan simple como utilizando una toallita, no le van a la zaga y superan a los inodoros por cantidad de gérmenes en más de seis veces.

Según explica el profesor de bacteriología de la Universidad de Aberdeen en Escocia, Hugh Pennington, la razón radica en que los móviles han integrado tanto en nuestra vida que están en contacto con nuestras manos casi constantemente. De hecho, según una encuesta, dos de cada cinco oficinistas se llevan los móviles al baño de su lugar de trabajo.

Hace unos meses los investigadores de un grupo británico de consumidores 'Which?' que habían realizado un estudio parecido, encontraron en varias tabletas cepas de patógenos como _Escherichia coli_ y _Salmonella_.

Fuente: ProMED

Niveles alarmantes de resistencia de antibióticos a la bacteria Helicobacter pylori

HPLos investigadores encontraron un aumento de la resistencia a los antibióticos en la bacteria Helicobacter pylori, que causa cáncer gástrico y otras infecciones gastrointestinales, según un estudio publicado en Gastroenterology Journal que destaca:

1. Los investigadores examinaron bases de datos públicas para identificar 178 estudios sobre las tasas de resistencia a los pylori a los siguientes antibióticos: claritromicina, metronidazol, levofloxacina, amoxicilina o tetraciclina. La combinación de estudios incluyó datos sobre 53,583 pacientes y alrededor de 66,142 muestras de bacterias de 65 países.

2. Los investigadores crearon estimaciones de resistencia primaria y secundaria en cada región designada por la Organización Mundial de la Salud.

3. La resistencia a antibióticos de H. pylori a claritromicina, metronidazol y levofloxacina fue del 15 por ciento o más en todas las regiones, excepto en las Américas, la región europea y la región del sudeste asiático.

4. En las Américas y en la región del sudeste asiático, la resistencia a los antibióticos pylori a la claritromicina fue del 10 por ciento. En Europa, la resistencia a antibióticos de H. pylori a la levofloxacina fue del 11 por ciento.

La resistencia de H pylori a los antibióticos ha alcanzado niveles alarmantes en todo el mundo, lo cual es un gran efecto sobre la eficacia del tratamiento, concluyeron los investigadores, quienes aseguran que se requiere que las redes locales de vigilancia seleccionen regímenes de erradicación apropiados para cada región.

Equilibrar los riesgos para el individuo y la sociedad: una revisión sistemática y síntesis de la investigación cualitativa sobre el comportamiento de prescripción de antibióticos en los hospitales

AntimicrobianosLa resistencia a los antimicrobianos es una amenaza para la salud mundial, en parte debido a las prescripciones inadecuadas de antibióticos para pacientes médicos agudos en los hospitales.

Proporcionar una revisión sistemática de la investigación cualitativa sobre las decisiones de prescripción de antibióticos en hospitales de todo el mundo, incluido el uso de antibióticos de amplio espectro.

Se realizó una búsqueda sistemática de investigación cualitativa sobre la prescripción de antibióticos para pacientes adultos hospitalizados, publicada entre 2007 y 2017. Basándose en el modelo de creencias en salud, se realizó una síntesis del marco para evaluar las percepciones de amenazas asociadas con la resistencia a los antimicrobianos y los beneficios percibidos y las barreras asociadas con la administración de antibióticos.

El riesgo de resistencia a los antimicrobianos generalmente se percibió como grave, pero la naturaleza abstracta y de largo plazo de sus consecuencias llevó a los médicos a dudar de la susceptibilidad personal. Mientras que los prescriptores creían en beneficios de la optimización de la prescripción, la relación directa entre la prescripción excesiva y la resistencia antimicrobiana fue interrogado, y el cambio de comportamiento prescriptores se considera con frecuencia inútil cuando la lucha contra el complejo problema de la resistencia a los antimicrobianos. La prominencia de los riesgos individuales de los pacientes fue una barrera clave para la prescripción más conservadora. Los médicos percibieron que los antibióticos de amplio espectro son efectivos y de bajo riesgo; la prescripción de antibióticos de amplio espectro implicaba una baja demanda cognitiva y permitía a los médicos manejar las expectativas del paciente.

Al abordar la resistencia a los antimicrobianos, deben tenerse en cuenta las tensiones entre los riesgos individuales inmediatos y los riesgos colectivos a largo plazo. Los esfuerzos por reducir la incertidumbre diagnóstica y cambiar las percepciones de riesgo serán fundamentales en la práctica cambiante.

The Journal of Hospital Infection

En el año 2050 habrá más muertes relacionadas con superbacterias resistentes que por cáncer

OMSLa Organización Mundial de la Salud, en un impactante estudio, advirtió que para el año 2050 en el mundo habrá más muertes relacionadas con superbacterias resistentes que por cáncer. De hecho, la OMS estima que, para ese no tan lejano 2050, la resistencia a antibióticos será la principal causa de muerte en el planeta.

El término «superbacteria» se refiere a cepas de bacterias que son resistentes a la mayoría de los antibióticos que se usan comúnmente en la actualidad. Las bacterias resistentes que causan pulmonía, infección de las vías urinarias e infecciones en la piel son solo algunos de los peligros a los que nos enfrentamos hoy en día. El problema es más grave de lo que parece y sobre todo está pasando demasiado desapercibido para una sociedad que, tarde o temprano, deberá hacer frente a las consecuencias de no tener un remedio eficaz del que echar mano.

Debemos ser conscientes de que nos estamos quedando sin antibióticos eficaces. Por supuesto existe un gran número de equipos e investigadores que están trabajando para encontrar soluciones, sin embargo luchan contrarreloj y frente a un evento que ya parece imparable: el cambio climático.

La eficacia de los antibióticos es uno de los pilares básicos de nuestra actual sanidad y ha conseguido que la esperanza de vida de la Humanidad alcanzara cotas impensables en tan solo un siglo. Sin embargo, en su éxito sin precedentes también radica una de sus mayores debilidades: el uso y abuso de antibióticos se ha convertido en una verdadera pesadilla y una de las razones por las que las superbacterias se están adaptando tan rápidamente.

Por otro lado sabemos a ciencia cierta que el cambio climático se ha convertido en una importante amenaza para la salud pública mundial, particularmente porque el aumento de las temperaturas produce también una mayor población de insectos transmisores de enfermedades, como los mosquitos. Pero este aumento de las temperaturas, tal y como indican todos los estudios, está contribuyendo también a un aumento de las superbacterias. El calor alienta a las bacterias a crecer, proporcionándoles la oportunidad de mutar y eludir los antibióticos que en otros tiempos las mataban fácilmente.

Es un problema complejo, y al mal uso de los antibióticos, los expertos también señalan otros agravantes, y en especial al calentamiento global que el planeta está experimentando.

Todos los estudios apuntan su dedo hacia el cambio climático como uno de los elementos que están acelerando la resistencia de las bacterias. Desde que el año pasado se hiciera público un artículo demoledor en Nature, Antibiotic Resistance Increases with Local Temperature, los investigadores cada vez tienen menos dudas sobre que el aumento de temperaturas está contribuyendo a que las bacterias se salten con más facilidad y rapidez la barrera protectora de nuestros actuales antibióticos.

En este estudio epidemiólogos del Hospital infantil de Boston e investigadores de la Universidad de Toronto descubrieron que temperaturas locales más altas y densidades de población se correlacionaban con un mayor nivel de resistencia a los antibióticos entre una serie de cepas bacterianas comunes. Cambio climático y superpoblación, dos eventos que ya parecen imparables y que están acelerando nuestro problema con las superbacterias resistentes a antibióticos.

Finalmente, los autores del estudio afirman que estamos subestimando el problema al que nos enfrentamos. Las predicciones y escenarios planteados por la Organización Mundial de la Salud deberían reconsiderarse y añadir la subida de las temperaturas como un elemento que está acelerando el aumento de muertes causadas por falta de antibióticos.

Fuente: ProMED

La resistencia a los antibióticos aumenta con las altas temperaturas

antibióticos2¿Podría un clima cálido ser uno de los factores que acerque al mundo a la era "post-antibiótica" de la que los expertos en enfermedades infecciosas han estado advirtiendo?

Esa es una de las preguntas planteadas por un nuevo documento en Nature Climate Change que explora el papel que el clima y otros factores juegan en la distribución de la resistencia a los antibióticos en los Estados Unidos. El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Toronto, la Facultad de Medicina de Harvard y el Hospital de Niños de Boston, muestra que el aumento de las temperaturas locales se asocia con niveles más altos de resistencia a los antibióticos en tres patógenos bacterianos comunes: Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae y Staphylococcus aureus.

Los investigadores también encontraron que las mayores densidades de población y las tasas de prescripción de antibióticos se asocian con mayores tasas de resistencia a los medicamentos.

Los hallazgos del estudio no muestran que el aumento de las temperaturas está causando el aumento de la resistencia a los antibióticos, y los autores del estudio señalan que el uso de antibióticos sigue siendo el principal impulsor para la selección de la resistencia a los antibióticos. Pero dicen que los hallazgos abren un área de investigación intrigante que podría ampliar la comprensión de las fuerzas que afectan las tasas de resistencia a los antibióticos.

Las estimaciones más recientes predicen que las infecciones bacterianas resistentes a los medicamentos podrían matar más de 10 millones al año en 2050 si los niveles de resistencia a los antibióticos continúan aumentando a su ritmo actual. Pero si se confirma el vínculo y se establece una relación causal significa que las predicciones actuales del impacto que la resistencia a los antibióticos tendrá en la salud mundial en el futuro podría estar subestimando el problema y que un clima cálido podría promover un aumento más rápido de la resistencia.

Mayores temperaturas mínimas, mayor resistencia

Para determinar los factores que explican las diferencias regionales en la resistencia a los antibióticos, los investigadores crearon una gran base de datos de patrones regionales de resistencia a los antibióticos utilizando datos de hospitales, laboratorios y unidades de vigilancia en todo el país.

Su conjunto final de datos, restringido a E. coli, K. pneumoniae y S. aureus, incluyó 1.6 millones de aislados bacterianos recolectados de 223 instalaciones en 41 estados desde 2013 hasta 2015. Luego vincularon cada ubicación por código postal con datos climáticos nacionales, prescripción local de antibióticos tasas y densidad de población.

A medida que los investigadores exploraron la relación entre los patrones regionales de resistencia a los antibióticos y la latitud y la temperatura, encontraron que un aumento en la temperatura mínima en las regiones de EE. UU. Se asociaba con un aumento de la resistencia a la mayoría de los antibióticos en los tres patógenos. También encontraron que las tasas más altas de prescripción de antibióticos y un aumento en la densidad de población de 10,000 personas por milla cuadrada también se asociaron con una mayor resistencia (pero con solo K pneumoniae y E coli se vieron afectados por el aumento de la densidad).

Durante el estudio esa de esperar el vínculo entre las tasas de prescripción y la resistencia, basándose en la literatura existente, y la asociación entre la densidad de población y la resistencia también. Pero después de ajustar estas y otras variables, la asociación entre las temperaturas mínimas más altas y el aumento de la resistencia a los antibióticos se mantuvo. El equipo calculó que un aumento en la temperatura mínima promedio de 10 ° C (18 ° F) en las regiones se asoció con un aumento en la resistencia a los antibióticos del 4.2% para E. coli, 2.2% para K. pneumoniae y 2.7% para S aureus. Además, los cambios en la temperatura mínima se asociaron con mayores incrementos en la resistencia en cada año analizado.

Las asociaciones más fuertes entre la temperatura y la resistencia se encontraron en las fluoroquinolonas y los antibióticos betalactámicos, lo que sugiere que las temperaturas más cálidas pueden afectar la forma en que las bacterias responden a ciertos mecanismos farmacológicos.

Posibles explicaciones

Aunque las razones por las que las temperaturas más altas se asocian con una mayor resistencia a los antibióticos deben explorarse más a fondo, los autores sugieren que varios factores pueden ayudar a explicar la relación. Una es que las temperaturas más altas pueden afectar las tasas de crecimiento bacteriano e impulsar el aumento del transporte y la transmisión de cepas resistentes a los medicamentos. Estudios previos han demostrado un mayor transporte de organismos resistentes en las estaciones más cálidas.

Otra es que la temperatura puede afectar la transferencia horizontal de genes: el proceso a través del cual las bacterias comparten genes de resistencia. El documento señala que varios de los mecanismos de resistencia genética altamente móviles que han surgido en los últimos años se han originado en latitudes centrales.

Pero dada la complejidad de los factores en la aparición y transmisión de bacterias resistentes a los antibióticos, es difícil decir exactamente qué temperatura del proceso está afectando.

Todavía existe una mala comprensión de las redes de transmisión; bacterias se transmiten de humano a humano, sino también de animales a humanos, desde la comida hasta humana, y entre los animales y el medio ambiente.

Los próximos pasos serán analizar los datos de otras partes del mundo, para ver si la relación entre la temperatura y la resistencia se ve en otra parte, y luego diseccionar ese enlace para ver qué está pasando.  Se necesita entender si la temperatura es el motor, de alguna manera biológica, o si la temperatura está facilitando otros procesos o apoyando otros eventos ecológicos que son responsables de las tasas de resistencia a los antibióticos.

Pruebas de procalcitonina no reducen el uso de antibióticos

ANTIBIÓTICOSLos resultados de un ensayo clínico nacional aleatorizado muestran que proporcionar a los médicos los resultados de las pruebas de procalcitonina no redujo el uso de antibióticos en pacientes con sospecha de infecciones del tracto respiratorio inferior, informó esta semana un equipo de investigadores del New England Journal of Medicine.

Es probable que los hallazgos sean decepcionantes para aquellos que esperaban que los niveles de procalcitonina podrían ser un biomarcador confiable para reducir el uso innecesario de antibióticos en pacientes con infecciones del tracto respiratorio inferior, una condición para la cual los antibióticos a menudo se prescriben en exceso. Los ensayos clínicos previos en Europa informaron que el uso de antibióticos se redujo en hasta un 50% cuando se usaron pruebas de procalcitonina para ayudar en la toma de decisiones clínicas.

La procalcitonina es una proteína asociada con la respuesta del cuerpo a una infección bacteriana. Los niveles elevados de procalcitonina en la sangre indican una infección bacteriana, con niveles altos que sugieren una infección más grave como la sepsis. Los niveles de procalcitonina disminuyen con el tratamiento exitoso de la infección.

En febrero de 2017, la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de los EE. UU. Aprobó el uso de una prueba rápida de procalcitonina para ayudar a los médicos a determinar si los antibióticos deben iniciarse o suspenderse en pacientes con infecciones del tracto respiratorio inferior, como neumonía adquirida en la comunidad. La prueba, que puede proporcionar resultados en tan solo 20 minutos, está destinada a ser utilizada como un complemento del juicio clínico y los parámetros de diagnóstico tradicionales.

No hay diferencia en la exposición a antibióticos

Para evaluar si una pauta de prescripción de antibióticos de procalcitonina podría reducir la exposición a antibióticos sin una tasa significativamente mayor de eventos adversos, los investigadores de 14 hospitales académicos de EE. UU. Inscribieron a 1.656 pacientes con infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores en el Procicitonin Antibiotic Consensus Trial (ProACT). Los pacientes, que habían sido diagnosticados en el servicio de urgencias pero que aún no habían recibido antibióticos, fueron aleatorizados 1: 1 en dos grupos de tratamiento.

En un grupo, los médicos recibieron resultados rápidos de la prueba de procalcitonina y una pauta de uso de antibióticos con recomendaciones basadas en cuatro niveles de procalcitonina para ayudar en las decisiones de tratamiento. En el grupo de atención habitual, se extrajo sangre de los pacientes para medir la procalcitonina, pero los resultados no se pusieron a disposición.

Los resultados primarios del estudio fueron la exposición total a antibióticos y los resultados adversos. Los investigadores plantearon la hipótesis de que dentro de los 30 días posteriores a la inscripción, la cantidad total de días con antibióticos sería menor en el grupo de procalcitonina que en el grupo de atención habitual, y los resultados adversos no serían más de un 4,5% mayores.

Pero eso no es lo que encontraron. En general, 984 pacientes (59.4%) recibieron antibióticos dentro de los 30 días. Entre los 826 pacientes en el grupo de procalcitonina y los 830 pacientes en el grupo de atención habitual, no hubo diferencias significativas en la exposición a antibióticos (4,2 y 4,3 días medios de antibióticos, respectivamente).

En un análisis de resultados secundarios, no hubo diferencias significativas entre la procalcitonina y los grupos de atención habitual en el porcentaje de pacientes que recibieron antibióticos dentro de los 30 días (57% y 61,8%), el porcentaje de pacientes que recibieron una prescripción de antibióticos en la emergencia. departamento (34.1% y 38.7%), o los días promedio de antibióticos hospitalarios entre pacientes hospitalizados (2.6 y 2.7 días). El porcentaje de pacientes con resultados adversos (principalmente readmisión hospitalaria) también fue similar en ambos grupos (11,7% y 13,1%).

Solo entre los pacientes con bronquitis aguda se observó una diferencia, con el 17,3% de los pacientes en el grupo de procalcitonina que reciben antibióticos, en comparación con el 32,1% en el grupo de atención habitual.

Un estudio africano sobre antibióticos preventivos en niños estimula el debate sobre la resistencia

CIDRAPUn estudio publicado en el New England Journal of Medicine plantea dudas sobre las implicaciones éticas de una intervención que podría salvar las vidas de los niños en el África subsahariana, pero corre el riesgo de promover la resistencia a los antibióticos.

El estudio, un ensayo clínico aleatorizado llevado a cabo en comunidades rurales de Tanzania, Malawi y Níger, encontró que dosis dos veces al año del antibiótico azitromicina en niños sanos menores de 5 años se asociaron con una reducción del 14% en la mortalidad infantil durante 2 años cuando se compara con los niños que recibieron un placebo. En Níger, un país con una de las tasas de mortalidad infantil más altas del mundo, la reducción fue del 18%. Y en los niños de 1 a 5 meses de edad, las muertes se redujeron en casi un 25%.

El ensayo se basó en parte en un ensayo aleatorizado previo en Etiopía, donde los niños en edad preescolar en una parte del país donde el tracoma bacteriano de infección ocular es endémico recibieron dosis de azitromicina oral para reducir la prevalencia de la bacteria Chlamydia trachomatis . Durante 2 años, los niños que recibieron el medicamento tuvieron una probabilidad significativamente menor de morir por todas las causas y causas infecciosas.

Thomas Lietman, MD, un oftalmólogo de la Universidad de California en San Francisco que ha estado investigando estrategias para eliminar el tracoma, participó en ambos estudios. Si bien él y sus colegas pensaron que la distribución masiva de azitromicina tendría algún impacto en una población más amplia, todavía estaban sorprendidos por los resultados.

"De manera conservadora, pensamos que podíamos ayudar a algunos niños que fueron tratados en el momento justo de su enfermedad", dijo Lietman a Noticias CIDRAP. "Pero una reducción del 14% fue más de lo que muchos de nosotros esperábamos".

Preocupaciones sobre la resistencia a los antibióticos

Mientras que una reducción del 14% en la mortalidad infantil en una parte del mundo donde muchos niños mueren a causa de enfermedades prevenibles es difícil de ignorar, una estrategia de distribución de antibióticos por razones no específicas es alarmante para quienes están preocupados por la resistencia a los antibióticos y la administración.

"Creo que el artículo plantea una cuestión moral profunda debido al impacto potencial sobre la resistencia", dijo Eili Klein, PhD, profesor en el departamento de medicina de emergencia de la Universidad Johns Hopkins y miembro del Centro para la Dinámica de las Enfermedades, Economía y Política en Washington, DC "Sí, mejoró los resultados de la mortalidad, pero vendrá con un precio a largo plazo de la efectividad reducida de los antibióticos".

La azitromicina se usa para tratar una amplia variedad de infecciones bacterianas, y es particularmente importante para tratar la gonorrea. La terapia dual de azitromicina y ceftriaxona es el último tratamiento efectivo restante para la enfermedad de transmisión sexual. Si la azitromicina fuera a perder su efectividad, el tratamiento para la gonorrea y otras infecciones podría verse comprometido. Klein, que no participó en el estudio, señala que una política de distribución masiva de azitromicina, aunque salve algunas vidas en el corto plazo, podría hacer que la droga no se pueda usar en el futuro en África.

Craig Klugman, PhD, bioético de DePaul University, está de acuerdo. "Existe la noción de justicia diacrónica, la idea de que el presente puede deberle algo al futuro", dijo Klugman. "Si bien puede haber habido ganancias a corto plazo, a largo plazo, los medicamentos serán menos eficaces cuando sea necesario".

Klugman también está preocupado por los posibles efectos posteriores. "Los antibióticos a menudo se encuentran en la orina y en las aguas residuales que cambian las bacterias que entran en contacto con las drogas", agregó. "Nos enfrentamos a un número cada vez mayor de enfermedades contra las cuales no tenemos tratamiento como resultado del uso indiscriminado de antibióticos por parte de individuos, por parte de médicos que las distribuyen a personas que no tienen infecciones bacterianas y por su amplio uso en la agricultura, todas ellas que selecciona bacterias resistentes ".

Lietman reconoce que el potencial de resistencia es un problema importante. Él y sus coautores escriben en el estudio que cualquier política que recomiende la distribución masiva de azitromicina necesitaría considerar el impacto de la resistencia a la azitromicina, lo que eventualmente podría frenar o incluso revertir la reducción en la mortalidad infantil.

"Claramente, los antibióticos en masa pueden seleccionar cepas resistentes de bacterias", dijo. "Aprendimos de los programas de tracoma que seleccionamos para resistencia a los macrólidos. Pero no hemos visto resistencia a otras clases de antibióticos. Y la resistencia disminuye después de que los tratamientos han sido descontinuados".

Lietman también sugiere que un régimen de tratamiento solo para niños en edad preescolar puede no seleccionar tanta resistencia como tratar a toda una comunidad, aunque esa teoría necesita ser probada.

Pero Marc Lipsitch, PhD, profesor de epidemiología y director del Centro para Dinámica de Enfermedades Transmisibles de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, señala que aunque el uso de azitromicina ha sido alto en los Estados Unidos y otros países desarrollados durante más de dos décadas, el el medicamento sigue siendo clínicamente valioso. "Argumentaría que la continua utilidad de la azitromicina a pesar del uso intensivo durante décadas significa que es posible desplegar grandes cantidades del medicamento en toda la población sin agotar completamente su valor para el tratamiento de infecciones", dijo.

Un dilema ético

A pesar de las preocupaciones sobre la resistencia, Lietman sugirió que la implementación de una estrategia de distribución masiva en entornos similares a Níger puede ser razonable, si se monitorea de cerca. Pero, en última instancia, dijo, plantea un dilema ético, uno que obstaculiza el acceso a un medicamento potencialmente salvavidas contra el deseo de garantizar la eficacia continua de ese medicamento.

"Tenemos mucho uso de antibióticos no específicos en los EE. UU.", Dijo. "Si muchos de los niños estudiados aquí no reciben tantos cursos como los niños estadounidenses, ¿no es ético darles de manera no específica, incluso si la mortalidad se reduce?"

Lipsitch no cree que lo sea. " Las objeciones éticas al despliegue de antibióticos en África para salvar vidas no pueden sostenerse al mismo tiempo que respaldamos el despliegue de cantidades similares de antibióticos en los países occidentales por ganancias mucho menores de bienestar", dijo.

La distribución masiva de azitromicina para el control y la prevención de enfermedades no es infrecuente. Actualmente es recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en áreas del mundo donde el tracoma es endémico, y también es parte de la estrategia de la OMS para eliminar la frambesia, una bacteria que florece en las regiones tropicales. Los investigadores también han investigado el potencial de la distribución masiva de azitromicina para reducir la malaria.

Esas estrategias, sin embargo, están dirigidas a poblaciones específicas afectadas por enfermedades bacterianas específicas contra las que se sabe que la azitromicina es eficaz. En este punto, no está claro cómo la azitromicina redujo la mortalidad infantil en los tres países, aunque Lietman y sus colegas sugieren que un efecto protector podría estar vinculado a la actividad del fármaco contra las infecciones respiratorias, la diarrea y la malaria. La investigación sobre el mecanismo por el cual el medicamento previno las muertes infantiles está en curso.

Klein sostiene que el uso de antibióticos de esta manera no es la única solución para reducir la mortalidad infantil en las regiones subsaharianas u otras regiones empobrecidas, y en última instancia es una forma barata de resolver las causas subyacentes que hacen que la estrategia funcione. "La pregunta real es: '¿Por qué funcionó esto?' ¿Qué enfermedades trataban las drogas? ¿Y cómo se compararían las cosas como la mejora de la infraestructura y las vacunas con esta estrategia?

La Fundación Bill y Melinda Gates, que financió el estudio, está planificando ensayos similares en Mali y Burkina Faso.

Fuente: Cridrap

Uso excesivo de antibióticos sigue siendo un problema de Salud Pública

A pesar de las campañas de salud pública encaminadas a reducir la administración innecesaria de antibióticos, estos medicamentos siguen siendo recetados en niveles alarmantemente altos en clínicas y consultorios médicos de Estados Unidos, se indicó en un estudio de la facultad de medicina de la Universidad Washington en St. Louis.

Los investigadores analizaron datos de Express Scripts Holding Co., la cual maneja prestaciones médicas de patrones, y encontró que durante un lapso de tres años de 2013 a 2015, un total de 39 millones de personas surtieron 98 millones de recetas de antibióticos para pacientes externos. Y durante el periodo no se encontró ningún descenso general en el nivel de emisión de recetas de antibióticos.

Los datos dan seguimiento a las tasas mensuales de emisión de recetas para todos los antibióticos, incluyendo los cinco más recetados para pacientes externos: azitromicina, amoxilina, amoxilina/clavulanato, ciprofloxacina y cefalexina.

El número promedio de recetas de antibióticos por cada 1000 beneficiarios fue de 826 al año. Los investigadores notaron un ligero descenso en estas tasas en el 2014 seguido de un ligero aumento en 2015. En general, las fluctuaciones no fueron estadísticamente significativas.

destacado-prevencion-2-1Los investigadores también encontraron variaciones por estaciones en las recetas para los pacientes externos. Encontraron entre 8000 y 9000 recetas de antibióticos al mes en el invierno, en comparación con las 6000 de los meses de verano.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos estiman que hasta 30 por ciento de las recetas de antibióticos para pacientes externos podrían ser innecesarias. 'Este estudio indica que las pautas actuales para recetar antibióticos no se están cumpliendo', señala el principal autor del estudio, Michael Durkin, profesor de medicina asistente en la universidad.

'Esto es preocupante porque el uso excesivo de antibióticos es costoso y contribuye al aumento en las superbacterias resistentes a medicamentos '.

Otro problema derivado del uso excesivo de antibióticos son los elevados costos de la atención a la salud. En el estudio actual, los investigadores calcularon el costo promedio de los antibióticos por beneficiario en 23 dólares al año, lo cual equivale a cerca de 1000 millones de dólares anuales.

'Solo en términos de costos de los medicamentos , Estados Unidos gasta cerca de 9000 millones de dólares al año en antibióticos', dijo Durkin. 'Si 30 por ciento de las recetas son innecesarias, esto significa que estamos gastando cerca de 3000 millones de dólares en antibióticos no necesarios. Las consecuencias médicas del uso excesivo de antibióticos, incluyendo las hospitalizaciones, agravan el elevado costo de la atención a la salud'.

Durkin sostiene que las pautas para la emisión de recetas no se están cumpliendo. 'Si fueran cumplidas, entonces con el tiempo hubiéramos visto en descenso general en las tasas de emisión de recetas de antibióticos'.

'Nuestro grupo de investigación tiene planeado realizar nuevos estudios para identificar y entender la brecha entre las prácticas actuales de emisión de recetas de antibióticos en la comunidad y las pautas de la práctica clínica', dijo Durkin. El estudio fue publicado el 8 de marzo en la revista Infection Control & Hospital Epidemiology.

Epidemiología de la tuberculosis en España. Resultados obtenidos por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica en el año 2015

TuberculosisSe presentan los resultados de la vigilancia epidemiológica de la tuberculosis en España en 2015 a partir de los casos notificados a la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, así como la actualización del tratamiento de los casos declarados en 2014. La tasa de incidencia de tuberculosis en 2015 fue de 10,59 casos por 100.000 habitantes, un 10% inferior a la del año 2014. Este descenso se debió, fundamentalmente, a la tendencia descendente y sostenida de las tasas de tuberculosis pulmonar, de otras localizaciones y en los adultos, mientras que en los casos de meningitis tuberculosa y en niños el descenso es menos acusado, con tendencia a la estabilización. El porcentaje de casos nacidos en otros países se mantiene estable (aproximadamente 30% del total). Se dispone de información sobre el estatus VIH del 63% de los casos, de los que el 7% fueron VIH positivos. Respecto a los resultados de tratamiento, el 77% de los casos nuevos pulmonares confirmados por cultivo declarados en 2014 tuvieron un resultado satisfactorio, 6% fallecieron, y del 11% no se disponía de información.

Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica

  • «
  •  Inicio 
  •  Anterior 
  •  1 
  • |
  •  2 
  • |
  •  3 
  • |
  •  4 
  • |
  •  5 
  • |
  •  6 
  •  Siguiente 
  •  Fin 
  • »

Página 1 de 6

 Plazo abierto

_ Área Privada _
_ Nube de Tags _

 Oxivir

 reciplac

 

amc banner_v4

Logo página principal xylazel

Nuestro sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros contenidos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que da su consentimiento a nuestra Politica de Cookies.