Inicio / Noticias / Calidad, Seguridad y Gestión
Calidad, Seguridad y Gestión

Revisión Sistemática de Eventos Adversos y Costes de la No Seguridad

IAASLas Infecciones Asociadas a la Atención Sanitaria (IAAS) se asocian a un incremento en la estancia hospitalaria y de los costes, de modo que implementar programas y políticas efectivas de control de estas infecciones contribuye a reducir de forma significativa la carga económica de los hospitales contribuyendo a un uso efectivo de los recursos y a la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

Esta es la primera conclusión del informe elaborado a petición de la Secretaría Genera de Calidad y Cohesión, de la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación, con el objetivo de estudiar los Costes de la No Seguridad y actualizar el documento "Revisión bibliográfica sobre trabajos de costes de la No seguridad del Paciente", publicado por el Ministerio de Sanidad y Consumo en el año 2008.

Dicho informe señala que "la repercusión económica de las IAAS resulta determinante para la toma de decisiones de gestores y políticos sanitarios, facilitando información que contribuya a desarrollar y establecer programas de mejora de la seguridad de los pacientes, así como en la definición de las prioridades en investigación en este área."

Acceso al informe

Nuevas recomendaciones del CDC para la prescripción de antibióticos en pacientes con infecciones respiratorias

precipciónantibioticosLos Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, en colaboración con el Colegio Americano de Médicos, ha publicado en la revista Annals of Internal Medicine, nuevas recomendaciones para la prescripción de antibióticos en pacientes con infecciones de tracto respiratorio.

Los antibióticos son responsables de la mayor cantidad de eventos adversos relacionados con la medicación, siendo, además, la causa de 1 de cada 5 visitas a los a los servicios de urgencia por reacciones adversas.

Entre las nuevas recomendaciones destacan:

1-No iniciar tratamiento con antibióticos en pacientes con bronquitis, salvo que se sospeche una neumonía.

2-Solo se debe tratar con antibióticos a los pacientes en los que se ha confirmado faringitis estreptocócica.

3-El tratamiento con antibióticos debe reservarse para la rinosinusitis aguda en pacientes con síntomas persistentes por más de 10 días, la aparición de síntomas graves o signos de fiebre alta (> 102.2 ° F) y secreción nasal purulenta o dolor facial que duran por lo menos durante tres días consecutivos, o inicio de los síntomas que empeoran después de una enfermedad viral típica que duró cinco días que fue mejorando inicialmente.

4- No deben prescribirse antibióticos para los pacientes con el resfriado común.

La reducción de las prescripciones de antibióticos a gran escala requerirá un enfoque multidimensional, según se señala en el artículo. Las intervenciones multicanal que incluyen la reorientación de la prescripción por parte de los médicos, la educación en grupos pequeños y la difusión de materiales educativos para la comunidad, disminuye aún más las tasas de prescripción de antibióticos. 

Una revisión sistemática de 39 estudios mostró que las intervenciones multifacéticas que incluyen al médico, al paciente y la educación pública en diversos entornos son más eficaces. A pesar de que es responsabilidad de todos a usar los antibióticos adecuadamente, los proveedores tienen el poder de controlar las recetas. La reducción de la prescripción inadecuada de antibióticos mejorará la calidad de la atención, disminuir los costos de atención de salud, y preservar la eficacia de los antibióticos.
 

A mayor cultura de seguridad del paciente, menos eventos adversos

seguridadelpaciente2A mayor cultura de seguridad del paciente menor número de eventos adversos, según el siguiente estudio cuyo objetivo fue explorar las relaciones entre la cultura de seguridad del paciente y las tasas de eventos adversos en unidades en los hospitales palestinos, y proporcionar información sobre las iniciativas para mejorar la seguridad del paciente.

Para la realización de la investigación, la cultura de seguridad del paciente se midió por el sistema HSOPSC, desarrollado por Westat, y los eventos adversos se midieron utilizando la Herramienta Global del Disparador (GTT), desarrollada por el Institute for Healthcare Improvement. Los datos de eventos adversos se obtuvieron de los registros de pacientes dados de alta entre mayo - agosto 2009 y los datos HSOPSC fueron recogidos en 2010.

Los resultados mostraron que existe relación entre cultura de la seguridad y la tasa de eventos adversos a nivel departamental. El 57 por ciento de las relaciones fueron estadísticamente significativas, lo que indica que los departamentos con una cultura de seguridad del paciente más positiva tuvieron menores tasas de eventos adversos.

 "La cultura de la seguridad de una organización es el producto de los valores individuales y de grupo, actitudes, percepciones, competencias y patrones de comportamiento que determinan el compromiso, y el estilo y el dominio de los programas de salud y seguridad de una organización. Organización de una cultura de seguridad positiva se caracterizan por las comunicaciones basadas en la confianza mutua, por las percepciones comunes de la importancia de la seguridad, y por la confianza en la eficacia de las medidas preventivas."

Continuar leyendo

Ante liberación intencionada de Bacillus antharacis, mejor el lavado de manos con agua y jabón que el uso de soluciones alcohólicas

anthrax page1_graphicEl Bacillus anthracis es el agente causal de la enfermedad denominada carbunco o ántrax. La transmisión de Bacillus anthracis suele ser de carácter ocupacional por contacto con pieles, lana, pelo o cadáveres de herbívoros. Sin embargo, en la actualidad B. anthracis es considerado uno de los agentes principales de bioterrorismo, debido a que B. anthracis es relativamente fácil de cultivar desde fuentes ambientales; las esporas son muy resistentes en condiciones ambientales adversas; la enfermedad adquirida por inhalación tiene una mortalidad elevada; y la gran mayoría de la población es susceptible a la enfermedad.
 
No obstante, la creación de un aerosol con esporas de B. anthracis infeccioso no es fácil, porque las partículas necesitan tener entre 1 y 5 µm de tamaño y es necesaria suficiente energía para dispersarlas. La dosis infectiva 50 (DI50) por inhalación se ha estimado en 10.000 esporas (ésta sería la dosis requerida para causar enfermedad en el 50% de los expuestos por inhalación).
 
En el año 1979 una liberación accidental de esporas de B. anthracis de un laboratorio de un complejo militar en la antigua Unión Soviética causó 64 muertes. Posteriormente, en septiembre de 2001, se produjeron varios envíos intencionados de cartas que contenían esporas de B. anthracis en EEUU, dirigidas a varias oficinas de medios de información y a dos senadores demócratas. Como resultado de estas exposiciones se infectaron un total de 22 personas, de las cuales cinco fallecieron. 
 
En nuestro país, hasta el momento de elaborar este documento, no se ha identificado ninguna liberación intencionada de esporas de B. anthracis, aunque en los últimos años se han activado diversas alertas por paquetes sospechosos de contener estas esporas.  Continua siendo plausible una liberación intencionada como actos de terrorismo o en situación de guerra, y por ello la Unión Europea recomienda que los países elaboren sus propios planes de respuesta ante esta amenaza.

Control de la infección 
 
En caso de producirse, las precauciones estándar proveen suficiente protección para los profesionales sanitarios que atiendan a pacientes con carbunco, sin que se requieran medidas adicionales de control de la infección. El carbunco pulmonar no se transmite persona a persona. En la enfermedad cutánea, puede producirse transmisión por contacto de piel no intacta con lesiones supurantes, por lo que se recomiendan precauciones de contacto si hay supuración. En este caso el lavado de manos con agua y jabón es preferible al uso de soluciones alcohólicas, puesto que el alcohol no tiene actividad esporicida.
 
Manejo post-mortem

Según el reglamento de la Policía Sanitaria Mortuoria (Decreto 2263/74), los cadáveres de personas fallecidas por carbunco pertenecen al grupo I. Por ello, se deberá informar a los servicios funerarios de que la persona en cuestión ha fallecido por una patología del grupo I, para que la adopten las medidas de protección que tengan establecidas. Además, para los cadáveres del grupo I no se concederá autorización sanitaria de entrada o salida del territorio nacional, transito por el mismo o exhumación. Asimismo, no se debe realizar examen post-mortem ni prácticas de tanatopraxia en casos sospechosos o confirmados de carbunco, puesto que se incrementa el riesgo de esporulación de los bacilos presentes en los fluidos corporales. Si fuera imprescindible realizar la autopsia, se deben tomar las precauciones establecidas parapacientes infectados con agentes biológicos del grupo 3, usando ropa protectora adecuada, guantes, mascarilla, etc. El instrumental debe ser esterilizado en autoclave. Los cadáveres deben ser incinerados. Está contraindicado embalsamar. En caso de que el cadáver tuviera un marcapasos, éste se debería retirar, limpiar con una solución de hipoclorito sódico (10.000 ppm), empaquetar y eliminar (no por incineración).
 
 

Guía de Práctica Segura: Manejo de Medicación de Alto Riesgo

headerLeftEl Observatorio para la Seguridad del Paciente de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha elaborado una guía para el manejo seguro de medicaciones de alto riesgo.

Los errores de medicación constituyen un problema de Salud Pública debido a sus consecuencias humanas, asistenciales y económicas. Se denominan "medicamentos de alto riesgo" a aquellos que cuando se utilizan incorrectamente presentan un riesgo elevado de causar daños graves o incluso mortales a los pacientes. Los errores asociados a estos medicamentos no implica que sean más frecuentes sino que en caso de producirse un error, las consecuencias para los pacientes suelen ser más graves.

Es por ello que los medicamentos de alto riesgo deben ser objetivo prioritario en los programas de seguridad clínica que se establezcan en los centros sanitarios. El Institute for Safe Medication Practices (ISMP) llevó a cabo en los años 1995 y 1996 un estudio en hospitales de EEUU para conocer los fármacos que eran más proclives a causar acontecimientos adversos y las conclusiones de este estudio fueron que estos medicamentos eran un número limitado, por lo que era posible y muy conveniente centrar en ellos las intervenciones de mejora.

Guía de Práctica Segura: Manejo de Medicación de Alto Riesgo

Un elevado número de profesionales sanitarios no quita correctamente sus guantes y la bata

guantesCon frecuencia los profesionales sanitario contaminan su piel al sacarse los guantes y su ropa al quitarse la bata, según indican los resultados de un estudio publicado en la edición del 12 de octubre de la revista JAMA Internal Medicine.

Esta investigación se desarrolló entre octubre de 2014 y marzo de 2015 entre sanitarios de cuatro hospitales del noroeste de Ohio, realizando simulaciones de extracción de equipo de protección personal contaminados y utilizando loción fluorescente y una cohorte de personal de atención de la salud en 1 centro médico que participó en una intervención cuasi experimental que incluía la formación teórica y práctica para sacar los equipos de protección personal con retroalimentación visual inmediata.

En total, los participantes en esta investigación se quitaron la bata y los guantes 435 veces, de las cuales la piel y la ropa fueron contaminadas el 46 por ciento de las veces.

El programa formativo teórico práctico redujo de forma significativa este porcentaje en el caso de los profesionale que participaron en la intervención cuasi experimenta descendiendo del 60 por ciento al 19 por ciento.

Uno de los aspectos más interesantes de los resultados de esta investigación, es que transcurridos entre uno y tres meses tras la formación, este porcentaje se mantuvo, demostrando la necesidad de adoptar medidas para reducir el riesgo de contaminación y el potencial de la formación en la consecución de ese objetivo.

Puede accederse al artículo completo a través de este enlace

PaSQ. Nueva fase de recogida de buenas prácticas

PasQ

PasQ 2

 

 

En el mes de agosto se firmó el contrato del periodo de extensión PaSQ (Red Europea de Seguridad del Paciente y Calidad Asistencial) hasta finales de marzo de 2016, entre la entidad coordinadora de PaSQ (Haute Autorité de Santé: HAS) y la Agencia Europea (Consumers, Health, agricultura and food executive agency: CHAFEA).

Esto significa que ya hemos comenzado  las actividades PaSQ para este nuevo periodo. Entre  estas actividades, se encuentra el poner en marcha una nueva ronda de recogida de buenas prácticas desarrolladas en vuestras organizaciones/centros sanitarios.

La organización de esta tercera ronda de recogida de buenas prácticas será similar a las anteriores, siguiendo el siguiente calendario de recogida:

  • · Del 1 de septiembre al 30 de noviembre de 2015:  recogida de buenas prácticas en el marco de PaSQ <http://pasq.eu/Home.aspx>;
  • · Del 1 de diciembre de 2015 al 31 de enero del 2016: revisión de las prácticas remitidas (revisión externa)
  • · Del 1 de febrero al 1 de marzo de 2016: edición de las practicas seleccionadas
  • · Marzo de 2016: publicación en la Web PaSQ de las prácticas seleccionadas

Igual que en ocasiones anteriores, se pretende recoger tanto prácticas organizativas de gestión de calidad y seguridad del paciente implantadas a nivel meso o macro (WP6: estrategias o programas a nivel regional o nacional ) como prácticas seguras implantadas a nivel micro (WP4: programas o acciones a nivel de centro o unidad).

Como sabes, la red de PaSQ está poniendo de manifiesto el valor añadido de intercambiar información y experiencias para mejorar la seguridad del paciente y la calidad en los Estados Miembros de la Unión Europea. Con el envío de buenas prácticas tenemos la oportunidad de confirmar el potencial de nuestra capacidad de intercambio incrementando de manera cuantitativa y cualitativa las buenas prácticas disponibles en la base de datos de PaSQ <http://pasq.eu/Wiki/PatientSafetyandQualityofCareGoodPractices.aspx>;.

Hay que recordar que para que las prácticas sean aceptadas para su evaluación, deben de estar escritas en inglés Para remitir las prácticas hay que acceder a los cuestionarios on-line <http://pasq.eu/Wiki/PaSQQuestionnaires.aspx>; (Patient Safety Practices Exchange Survey - WP4 y Good Organisational Practices Exchange Survey - WP6-Par 3) . estos cuestionarios están abiertos  a quienes ya participaron en las anteriores fases. Los nuevos participantes necesitan registrarse e introducir un código de seguridad. Para ello te adjuntamos las instrucciones correspondientes.

Se adjuntan las versiones en español de los dos cuestionarios (WP4 y WP6), que igualmente pueden descargarse de la web de PaSQ. La cumplimentación previa de los cuestionarios antes de rellenarlos on-line facilita mucho la tarea.

Instructions to access PaSQ Questionnaire.pdf

WP4_PSP_Survey_Spanish.pdf

WP6_GOP_Survey_Spanish.pdf

Malas actitudes de profesionales sanitarios ponen en riesgo la seguridad del paciente

captura-de-pantalla-2012-05-18-a-las-10-45-13El comportamiento y la actitud de uno de los miembros de un equipo sanitario puede influir en el rendimiento del resto del equipo y, en consecuencia, poner en peligro la seguridad de los pacientes, según un nuevo estudio publicado en la revista Pediatrics.

La investigación que dio lugar a esta conclusión se realizó entre profesionales de áreas de cuidados intensivos neonatales que participaron en una simulación de entrenamiento en la que estaban supervisados por un experto. Para la realización del ejercicio, algunos equipos se colocaron en un grupo supervisado por un experto con mala actitud, mientras que los otros equipos se colocaron en un grupo de control con un experto que utilizó comentarios neutros. Los resultados fueron los siguientes:

1. Las puntuaciones de rendimiento de diagnóstico y de procedimiento compuestos fueron menores para los miembros de los equipos expuestos a la mala educación que a los miembros de los equipos de control en los que el supervisor hizo comentarios neutrales.

2. La falta de respeto era la fuente de casi el 12 por ciento de la variación de rendimiento diagnóstico y procesal.

3. Los equipos que fueron expuestos al experto "grosero" eran menos propensos a compartir información y pedir ayuda que los del grupo de control.

El profesor de la Universidad de Tel Aviv y co-autor del estudio, Peter Bamberger, PhD, asegura que el comportamiento grosero reduce los "recursos cognitivos" a disposición de los proveedores, que pueden "poner a los pacientes en riesgo porque los que cuidan a (pacientes) simplemente no son capaces de tomar decisiones o proceso de información como deberían."

Fuente: http://www.beckershospitalreview.com/

Artículo completo

¿Tienen los hospitales rurales más dificultades para implementar prácticas seguras?

LF2012-t-leapfrog-logo 1Según un informe emitido por The Leapfrog Group, organización americana que cataloga los hospitales en cinco niveles según la seguridad que ofrece cada centro a los pacientes, los hospitales rurales podrían tener mayores dificultades para implementar ocho prácticas para la mejora de la seguridad de los pacientes.

El 70 por ciento de los hospitales urbanos demostró ser capaz de implementar todas esas medidas, circunstancia que solo ocurrió en el 45 por ciento de los hospitales rurales. Las ocho prácticas seguras  a las que se refiere el informe son:

  1. Existencia de un liderazgo efectivo para evitar errores;
  2. Ofrecer capacitación para mejorar la seguridad;
  3. Que el personal trabaje en estrecha colaboración para evitar errores;
  4. Seguimiento y reducción de los riesgos a los pacientes;
  5. Asegurarse de que hay suficientes enfermeras cualificadas;
  6. Comunicación información médica correcta;
  7. Correcta higiene de manos;
  8. Adopción de medidas para evitar problemas con la ventilación.

Acceso al informe completo

Solo la mitad de los trabajadores se quita los trajes de protección individual adecuadamente

EPISacar correctamente un equipo de protección individual es una acción crucial para la protección de los trabajadores. Sin embargo, este asunto no está exento de controversia en cuanto a si esta práctica está bien descrita. 

Tras la realización de una evaluación sistemática realizada conjuntamente por el Hospital William S. Middleton y la Sección de Enfermedades Infecciosas del Departamento de Medicina de la Universidad de Wisconsin, se ha detectado que, en condiciones normales, solo la mitad de los trabajadores se saca correctamente el traje de protección individual y un porcentaje también pequeño lo hace en un orden correcto.

Consulta todos los detalles de este análisis en el artículo publicado en American Journal of Infection Control.


Página 3 de 4

 Plazo abierto

_ Área Privada _
_ Nube de Tags _

 Oxivir

 reciplac

 

amc banner_v4

Nuestro sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros contenidos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que da su consentimiento a nuestra Politica de Cookies.